LNO

Una instalación que hace hablar al espacio, un viaje a través de frecuencias, luces e imágenes que invita al espectador a abrir su campo de percepción. Una performance audiovisual 360 grados. Recibimos información y estímulos a cada segundo de todo lo que nos rodea, sin una dirección fija o concreta, esta ha sido la premisa principal para recrear la obra en un espacio no convencional, plano, frontal, único y estéreo. El espacio esta conformado por un anillo regular compuesto por 12 pantallas de gran formato, con sonido direccional por cada una de ellas, es decir 12.1.

El espectador se verá sorprendido por estímulos que vienen de cualquier lugar, que hablan y se comunican entre ellos, creando incluso un dialogo de pregunta-respuesta entre estas paredes de luz. En esta instalación no seguimos la norma de generar una respuesta visual a un input de audio, sino que ambos campos crean reacciones en el opuesto, es decir, que analizamos la imagen para convertirla en una frecuencia de sonido, y así poder conseguir este diálogo.